Entrada destacada

Nimrud, capital del Imperio Asirio. s. XIII a. C. - 2015 d. C.

Nimrud (conocida como Kalkhu por los asirios, y como Calaj o Kalakh en la Biblia) fue una de las capitales de Asiria, junto con Assur, Nínive y Dur Sharrukin. Está situada junto al río Tigris, a unos 30 km al sudeste de Mosul (en el actual Irak).
La ciudad fue fundada por el rey Salmanasar I en el siglo XIII a. C. como un pequeño centro administrativo sin gran importancia, hasta que el rey Asurnasirpal II decidió construir allí su nueva capital. La nueva ciudad se encuentra en la orilla Este del Tigris, con lo que quedaba protegida de los ataques de los arameos procedentes del oeste, y al norte del Pequeño Zab, que la protegía por el sur.

Para la construcción de la ciudad se utilizaron a millares de trabajadores que tuvieron que nivelar una extensión de 360 hectáreas, construir una muralla de 7,5 km de largo y una altura de unos 15 metros, y un canal procedente del río Zab, para irrigar la llanura de los alrededores. Según una célebre inscripción del rey hallada en las ruinas de la ciudad en 1951 conocida como la «estela del banquete», cuando finalizó la construcción en el año 879 a. C., se celebró un banquete que duró diez días y al que asistieron 47 000 invitados, 16 000 habitantes, 5000 invitados extranjeros, y 1500 dignatarios del estado.
Salmanasar III, hijo de Asurnasirpal II, hizo construir el que se conoce como Gran Zigurat ubicado junto al río Tigris.
La ciudad fue capital de Asiria hasta el año 710 a. C. en que Sargón II trasladó la capital a Dur Sharrukin, y sus sucesores a Nínive.
Se mantuvo como una de las principales ciudades asirias hasta el año 612 a. C. en que fue completamente destruida cuando Asiria sucumbió a la invasión de babilonios y medos.

El arqueólogo Austen Henry Layard excavó la ciudad y extrajo una gran cantidad de esculturas de toros alados y relieves que hoy se encuentran en el Museo Británico, así como el «obelisco negro» de Salmanasar III, un bloque de alabastro oscuro terminado en escalones, como un Zigurat en miniatura, con relieves en sus lados que conmemoran las victorias del rey.
Se ha identificado el palacio de Asurnasirpal II, restaurado y convertido en museo con fines turísticos, el palacio de Samanasar III y el de Tiglath-Pileser III. Los muros de las habitaciones de estos palacios, realizados en piedra, estaban cubiertos por relieves pintados de colores, disponiéndose enormes toros o leones alados con cabeza humana a los lados de las puertas de acceso cuyo finalidad era impresionar a los dignatarios extranjeros mostrando el poder de los reyes de Asiria.
También se han identificado templos dedicados a los dioses Ninurta, Enlil y Nabu.

Actualmente, las ruinas de Nimrud han sido dinamitados y destruidos a manos del Estado Islámico, destruyendo así una parte importante de la historia de la humanidad.
Por favor, que cesen los atentados contra el patrimonio histórico.




Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Wattpad