Entrada destacada

¡SORTEO! "La Caída de los Reinos" -3 ganadores-

Hola. Hablemos de sexo.

Sí, de sexo. Algo tan valorado pero a la vez ocultado. A la gente le gusta el sexo. A mí me gusta el sexo. El sexo forma  parte de nuestras vidas. Día a día, miles, millones, billones de personas e incluso puede que algún extraterrestre, practican sexo. Sexo con amor, sin amor, salvaje, tranquilo, pasional, soso, divertido, de aquí de pillo aquí te mato, exótico, oral, anal, por la oreja. El sexo forma parte de nosotros mismos y, aunque todos los sabemos, ¿por qué nos negamos a aceptarlo? Mucha gente nada más escuchar un par de palabras (u oraciones, todo depende del contenido de estas) relacionadas con el sexo se incomoda y deciden no hablar del tema. Hace poco leí un artículo, en un periódico cuyo nombre no recuerdo, que defendía la perfección de la siguiente imagen: un pene bien lubricado introduciéndose en un orificio vagínico.
Tenemos que admitirlo, ¿cuántos de nosotros no hemos fantaseado alguna vez con esta clase de imagen? Y, quién dice orificio vagínico, dice orificio anal o incluso dos vaginas. El sexo no entiende de géneros, sólo de personas. Pero, aún así, aunque es algo que está tan ligado a nosotros, algo que está presente cada cinco minutos en nuestra vida, lo consideramos un objeto de burla. Incluso pasamos vergüenza si alguien no habla de sexo en público. En pocas palabras, es un tabú. Y yo os pregunto: ¿por qué? ¿Por qué pasamos o, mejor dicho, pasáis vergüenza cuando se os habla de sexo? Obviamente no se tienen porque desvelar intimidades ni escandalizar al público con detalles fuera de lugar, pero... ¿por qué no podemos comentar cualquier cosa relacionada con el texto sin tapujos, sin miedo a que nos miren mal o incluso nos tachen de depravados? En el fondo, todos somos unos viciosos. Lascivos. Y muy pero que muy sexuales. Pocas personas en este mundo no disfrutan del sexo. Es algo que da placer. No es nada malo. ¡Al revés! Yo considero que hacerle el amor a tu pareja, o a alguien a quien aprecias, es la mayor muestra de amor que existe. Porque es hacer el amor. Es amarse, unir dos cuerpos en perfecta armonía. Buscar el placer en el hecho de amarse o quererse. Imagina que tu mejor amigo está tremendo. Te pone, en pocas palabras, cachond@. Sabes que le pones cachondo. Si os queréis, si sabéis que sois buenos amigos y os lo demostráis de mil y una formas... ¿por qué no echarle un polvo a dicho amigo para demostrarlo? No apoyo en ningún momento la promiscuidad. Pero sí que defiendo la libertad sexual. Con cabeza y respeto todos podemos disfrutar del sexo lo que, repito, es una parte de nosotros mismos que no deberíamos ocultar.
Pero esto es sólo mi opinión. Felices fiestas y venideros orgasmos os deseo desde mi bragueta... quiero decir, corazón, eso... corazón.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Wattpad